Una opción de aborto legal en las regiones de Colombia

28 mayo 2020

En Colombia uno de los principios rectores aplicables a la salud sexual y reproductiva según está claramente establecido en la Política Nacional de Sexualidad, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos[1] emitida por el Ministerio de Salud, es el principio de la igualdad y la equidad, según el cual  todas las personas independientemente de su lugar de origen, de su raza, de su nivel educativo, de su edad o de cualquier otra condición, deben tener acceso a la información y a los servicios de salud sexual y reproductiva.  Dicha igualdad se refiere a la equidad de trato y de oportunidades en el acceso a las actividades de promoción, prevención, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y paliación para todas las personas.

Uno de los factores de desigualdad en Colombia, aunque no el único, es la pobreza que genera disparidades en la distribución de la mortalidad materna. Los departamentos de Chocó, La Guajira y Córdoba por ejemplo, están dentro de los que tienen mayor proporción de personas con Necesidades Básicas Insatisfechas y a la vez experimentan alta mortalidad materna. Los departamentos de Putumayo y Caquetá donde a pesar de que el porcentaje de personas con Necesidades Básicas Insatisfechas no es de los más altos, las razones de mortalidad materna si lo son.

Por lo tanto, es indispensable que los servicios estén disponibles en el territorio nacional para todas las personas, independientemente de su capacidad de pago, afiliación al Sistema General de Seguridad Social en Salud-SGSSS o cualquier otra condición. Así, en todas las regiones del país debe haber acceso a información veraz y servicios de salud sexual y reproductiva entre los cuales se incluyan servicios de anticoncepción, interrupción voluntaria del embarazo (IVE), atención a la violencia sexual, entre otros.

Es importante aclarar que en el año 2006 hubo un importante cambio en la ley que regula el aborto en Colombia. Después de ser uno de los países más atrasados y restrictivos del mundo en el que no se permitía el aborto en ninguna circunstancia, en mayo de 2006 la Corte Constitucional estableció que el aborto es un derecho fundamental y permitió el aborto en tres circunstancias:

·       Cuando el embarazo es producto de violación, incesto, transferencia de ovulo o inseminación artificial no consentida por la mujer.

·       Cuando el embarazo pone en riesgo la salud o la vida de la mujer embarazada.

·       Cuando el feto presenta malformaciones incompatibles con la vida fuera del útero.

Por lo anterior es totalmente equivocado afirmar que en Colombia el aborto es ilegal y es importante entender cada una de estas causales con claridad y los requisitos exigidos para su aplicación ya que hay una tendencia de algunos prestadores de servicio a limitar estas circunstancias y especialmente en algunas regiones del país con mayores dificultades de acceso no se tiene esta claridad. 

En el caso de violación el único requisito que se exige es la presentación de la copia de la denuncia por violación; en el caso de riesgo para la salud o la vida, no se trata solamente de la salud física: la salud ha sido definida por la Organización Mundial de la Salud como un estado completo de bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de enfermedad y lo único que se requiere es que un médico certifique dicho riesgo. Y en el caso de malformación fetal también se requiere una certificación médica y con ello basta.

Una de las estrategias para acercar los servicios de salud sexual y reproductiva y en particular el servicio de interrupción voluntaria del embarazo a regiones tan distantes como por ejemplo Pitalito, Maicao, Buenaventura, Florencia o Leticia, es la Telemedicina, que a través del uso de herramientas tecnológicas de comunicaciones que vienen siendo utilizadas en varios países del mundo.

Los servicios virtuales hacen posible que las personas superen las barreras asociadas al desplazamiento, la distancia, los costos, entre otros, y lo hace de manera segura y cumpliendo con todos los estándares de calidad definidos por organismos internacionales y establecidos por los Ministerios de Salud de los países en los que se ha considerado esta innovadora estrategia de servicio.

La Fundación Oriéntame que tiene sedes físicas para atención presencial en varias ciudades del país como Medellín, Dosquebradas, Barranquilla, Cúcuta y Bogotá, ha liderado también una nueva manera de acercar sus servicios a otras regiones del país y es así como ahora cuenta con atención virtual a través de Telemedicina.

Esto permite que usuarias en departamentos como por ejemplo Boyacá, Casanare, Cauca, Cundinamarca, Meta, Huila, Valle, Santander, Tolima, Chocó, Caldas, Cesar, Putumayo, Sucre, entre muchos otros, accedan a sus  servicios de muy alta calidad siguiendo los mejores estándares nacionales e internacionales.

Como un ejemplo de lo que esta tecnología permite, a continuación, presentamos un listado de las ciudades del país desde donde en mayor medida se han atendido usuarias a través de Telemedicina por parte de la Fundación Oriéntame, contribuyendo a cumplir con ese principio de la no discriminación y de la igualdad contenido en las políticas de salud sexual y reproductiva del país.

Personas de éstas y todas las ciudades de Colombia, incluso en áreas rurales pueden ahora contar con servicios profesionales de salud sexual y reproductiva sin la necesidad de desplazarse físicamente, lo que en épocas de confinamiento debido a la emergencia sanitaria por el Coronavirus es muy necesario y útil, pero aún más allá de esta crisis permitirá el acceso que antes parecía imposible.


[1] Política Nacional de Sexualidad, Derechos Sexuales y Derechos reproductivos. Ministerio de salud, 2010.

Tags: Enfoque de género