Los vejámenes sexuales históricamente han sido un arma de guerra en medio de los conflictos armados. En medio de un escenario de diálogos para la paz el Congreso de Colombia sanciona el pasado 18 de junio la Ley 1719 de 2014 donde se “adoptan medidas para garantizar el acceso a la justicia de las víctimas de violencia sexual, en especial la violencia sexual con ocasión del conflicto armado, y se dictan otras disposiciones.” Esta Ley hace importantes reconocimientos de nuevos delitos como el embarazo forzado, la esterilización forzada, así como, se establece la obligatoriedad para los servicios de salud de brindar información idónea y oportuna sobre derechos sexuales y reproductivos, como el que tiene una mujer víctima de violencia a optar por la IVE en caso de haber resultado embarazada consecuencia del delito de violación.