Proclamada por la Asamblea General de la ONU en su resolución 217 A (III), diciembre 10 de 1948.