Proclamada por la Asamblea General de la ONU en su resolución 53/144, marzo 8 de 1999.