Proclamada por la Asamblea General de la ONU en su resolución 2263 (XXII), noviembre 7 de 1967